El justificado a ambos lados en los textos no es una buena opción

Justificamos lo injustificable

Comparte:

La justificación del texto es un tema que en el mundo del diseño siempre ha dado qué hablar, ya que como todo, tiene sus detractores y defensores. La cuestión de su uso siempre ha estado rodeada de controversia. Esto es así porque, al fin y al cabo, se trata de un tema estético, y como para gustos los colores…¡He aquí el debate! Queremos saber qué opinas tú al respecto, pero primero es aconsejable conocer el tema sobre el que se habla. Por eso, vamos a contarte en qué consiste el texto justificado para que tú también puedas posicionarte.

 ¿QUÉ ES JUSTIFICAR UN TEXTO?

Justificar un texto consiste en alinear los párrafos para que todo quede dentro de un cuadro perfectamente simétrico, es decir, que todas las líneas tengan la misma longitud. Esto se hace con la idea de crear un ritmo de lectura horizontal, que guíe al lector por la página. El texto justificado se utiliza en libros, revistas, periódicos, y otros tipos de soportes en papel. Suele gustar por la costumbre de verlo así en los medios escritos tradicionales. Para hacer una buena justificación, es necesario elegir cuidadosamente y tener en cuenta ciertos aspectos como: tamaño y tipo de letra, separación de sílabas, longitud del texto, etc.

texto-justificado

¿POR QUÉ JUSTIFICAR?

Las principales ventajas que aporta un texto justificado, residen en un mayor orden visual, así como la posibilidad de crear líneas imaginarias que dividan un texto de otro de diferente temática que se encuentre al lado. De esta manera, evitamos generar confusión en la lectura. Lo cierto es que a pesar de esto, la razón que más peso tiene a la hora de querer justificar un texto, es estética. Bien porque algunos puedan pensar que se ve más atractivo, o bien porque se quiera transmitir una imagen de sobriedad, elegancia y estilo.

LOS RIESGOS DEL JUSTIFICADO

Guste más o menos, en medios impresos suele ser más aceptable el uso de un texto justificado, ya que como hemos dicho anteriormente, se trata de una cuestión estética y de amplia opinión.

En primer lugar, el problemas más grave y frecuente del texto justificado consiste en los llamados ríos blancos. ¿Qué es esto? Pues ni más ni menos que los grandes espacios que se generan entre palabras, para que el texto encaje dentro del encuadrado y los renglones tengan la misma longitud. Los procesadores de texto modernos y los softwares de autoedición,  justifican los textos mediante el ajuste automático del espacio entre palabras y letras para llenar todas las líneas excepto la última. Sin embargo, sin una cuidadosa calibración de los ajustes, esto puede dejar grandes espacios entre palabras. Esto espacios en blanco no deseados se llaman “ríos” debido a la forma en que parece que corren a través de las líneas del párrafo. Por este motivo, un texto justificado sólo funciona realmente cuando genera una masa compacta, sin la presencia de estos ríos o calles en blanco.

Otro riesgo del justificado reside en que, aunque en un principio se realice con el fin de facilitar la lectura, esto puede resultar algo contraproducente. La causa es que resulta mucho más sencillo seguir la línea por la que se va leyendo en un texto sin justificar, ya que los renglones son de longitudes diferentes y se reconoce mejor la última que has leído.

 

Ríos-y-calles

JUSTIFICAR TEXTOS EN WEB

Cuando se da el salto del papel a la pantalla, la cosa cambia bastante. ¿Los motivos? Te los contamos a continuación.

Existen varias razones por las que se desaconseja, en la mayoría de los casos, el uso de textos justificados en soportes digitales (páginas web, blogs, etc). El principal motivo es que una buena justificación, requiere una cuidada elección de elementos que ofrecen las herramientas profesionales con las que se crean las publicaciones: tipo y tamaño de letra, ancho de la página, longitud del bloque de texto, separación de sílabas, idioma, el propio texto del contenido, etc.

Por desgracia, en una página web no se puede controlar ninguno de estos elementos, por lo que las justificaciones de texto rara vez están justificadas, ya que seguramente, el resultado será peor de lo esperado. Los navegadores no están preparados para generar textos justificados, no pueden partir palabras y aparecen los no deseados y ya comentados ríos blancos.  En general, se desaconseja la justificación en páginas webs. Esto es algo que bien saben los principales medios de comunicación, ya que periódicos de todo el mundo, como El País, El Mundo, BBC o el New York Times, no usan textos justificados en sus webs.

Justificado-en-web

CONCLUSIONES

Son muy pocas las ocasiones en las que es correcto el uso de texto justificado. Por ejemplo, si se hace autoguionado y en los medios impresos. Generalmente, hay que evitar en la medida de lo posible justificar, y más aún cuando se trata de medios digitales. Las principales causas por las que se desaconseja son la legibilidad y accesibilidad.

diptico_triptico_flyerQué tipo de logo quieres