Una gran tienda online de principio a fin

El checkout: punto clave para vender más por internet + ejemplos

Comparte:

El checkout supone una de las partes cruciales de un e-commerce o tienda online. Es en este proceso del embudo de conversiones donde se decide a todo o nada si el comprador se acaba arrepintiendo.

Mucha gente acude a Factoryfy con el mismo problema: sus tiendas online están bien posicionadas en Internet, reciben visitas… pero no consiguen vender de forma acorde. ¿Qué está pasando? La respuesta, seguramente, esté en el proceso de checkout de sus e-commerce.

¿Qué es el proceso de checkout?

El checkout en una tienda online es el proceso de finalización de compra. Cuando toca pagar, vaya. Por tanto, abarca desde que el usuario tiene todo lo que necesita de la tienda hasta que aparece en su pantalla “Gracias por su compra”.

Es una parte crucial, evidentemente, pero muchos e-commerce no optimizan este punto de su tienda. Al ser “un trámite”, se considera poco importante en diseño, usabilidad y experiencia de usuario. Vale que poner el número de tu tarjeta de crédito no es igual de entretenido que seleccionar tu nuevo outfit o un regalo de cumpleaños, pero el usuario tiene que seguir sintiéndose a gusto.

Por este motivo, es fundamental que al comprar una tienda online o al diseñarla, se tenga en cuenta esa parte final del proceso de venta.

Problemas que suele tener un checkout de tienda online


¿Por qué los que entran en mi web dejan el carrito abandonado con productos? Se quedan mucho tiempo en mi página web, buscan en varios subapartados, comparan… ¡pero no compran! Entonces lo más probable es que tengas algún problema en el sistema de checkout de tu tienda en Internet.

En Factoryfy estamos acostumbrados a crear y diseñar páginas webs, así como a implementarlas, por lo que tenemos amplio bagaje en el asunto. Por eso mismo, te vamos a enumerar los problemas más comunes en el checkout de una tienda online:

  • Problemas técnicos de la página. Un cuadradito de “acepto las políticas de privacidad” que no se puede pinchar, ese botón de “Continuar” que no va a ningún sitio… Este tipo de caídas y problemas de carácter puramente técnico suelen ser fáciles de arreglar, pero se necesitan los conocimientos necesarios.
  • Un formulario demasiado largo. ¿Dirección? Bien. ¿Correo electrónico? Perfecto. ¿Nombre? Estupendo. ¿Número de teléfono? ¿Sexo? ¿Grupo sanguíneo? Hay elementos que pueden sobrar en esta parte final del proceso de compra. Muchos usuarios se preocupan por su privacidad, por lo que rehuyen de dar esta información. Otros, en cambio, simplemente es que no quieren escribir demasiado y claro, se largan.
  • Importe confuso. Hay algunas malas prácticas como poner precios sin IVA, no indicar ciertos impuestos (el canon digital, por ejemplo) u otras triquiñuelas. Al finalizar una venta online tienes que dejar 100% claro cuánto vas a cobrar por ese producto o servicio. De no hacerlo, lo más normal es que los usuarios se vayan corriendo.
  • Gastos de envío y plazos sin especificar. Los gastos de envío son una de las variables que hace que un usuario se decante por una tienda u otra. No ya por los costes sino por la información que brindes en el proceso de checkout. Señalar bien los plazos de entrega o con qué compañía se entregan los productos de tu tienda online (por manías y experiencias de cada uno) son buenas prácticas.

 Cómo mejorar fácilmente el checkout de tu e-commerce


Aunque encontrarás a mucho gurú del marketing digital contando cosas sobre fannels de conversión y complicadas técnicas de venta, no hay nada mejor que aplicar el sentido común al servicio de venta de una tienda online.

Una vez tenemos localizado el problema de nuestra fase de checkout, tenemos que darle solución. Y desde Factoryfy vamos a darte algunos consejos para que todo vaya como la seda y consigas vender más en Internet.

  Nº 1: Información clara ANTES del proceso de checkout

Seguro que más de una vez te ha pasado: ibas a comprar algo por Internet pero en ningún lado te pone los gastos de envío. Entonces le das a “Comprar” y ya en el checkout sí aparece, pero como es muy alto, te vas.

Este proceso de venta en falso lo que genera es una cifra más abultada de carritos abandonados, lo que nunca es buena señal. Lo mejor es que se indiquen los gastos de envío o, al menos, un “desde…” para que el usuario se haga una idea.

  Nº 2: ¿El día sin IVA?

Una mala praxis más frecuente de lo que parece es presentar los productos sin IVA, solo para que aparezcan más baratos. Ya en la fase final del pago se te comunicará cuánto te ha costado… o no.

Aunque en el comercio B2B que se presente o no el IVA varía en función de la costumbre del sector, si tu tienda online está dirigida al consumidor final, siempre se insta a incluirlo en el precio del producto. Todo sea por evitar sorpresas desagradables.

  Nº 3: Pide la información justa

El proceso de checkout tiene que ser rápido. Evita que el usuario tenga que rellenar cuadros y más cuadros de texto con su información personal. Así solo conseguirás que se acabe aburriendo.

¿Qué sí es recomendable pedir? Además de su identificación y domicilio (siempre que sea necesaria), no desentona pedir el correo electrónico si vas a mandar newsletter (por cierto, aquí te explicamos cómo hacer uno). Eso sí, debes informar la intención de recopilar los datos y pedir el consentimiento a causa de la nueva normativa de Protección de Datos.

  Nº 4: Compra segura

Todavía hay quienes desconfían de comprar online. Tu deber como tienda online es la de dar la garantía de que no les estás engañando. Por eso mismo, incluir medidas como el certificado SSL (el candadito al lado de la URL), los distintos sellos de confianza, el dibujo de algún candado indicando que es una compra segura… Todo sea porque tu cliente se encuentre a gusto.

  Nº 5: ¿De verdad hace falta poner el botón de tu Facebook tan grande?

El proceso de checkout debe ser rápido y conciso. El neuromarketing dice que cuanto más rato esté un usuario en una web dando vueltas, más probabilidades tiene de irse.

Ponte en esta situación: mientras está poniendo su número de tarjeta de crédito en tu checkout, un usuario se percata de que tienes una página de Facebook. Pincha ahí, ve un poco tus posts y le sale una notificación de que su primo estuvo de vacaciones en el Caribe y subió unas fotos chulísimas. Ahí ya lo has perdido.

Por eso mismo, poner distracciones de por medio es contraproducente. Las personas en Internet somos de atención distraída, y cuanto más rápido se complete el proceso de compra, mejor. Y si quieres que te sigan en Facebook, siempre puedes ponerlo en la página de agradecimiento, pero siempre DESPUÉS de realizar la venta.

  Nº 6: Alternativas de pago y de envío

Depende de las manías de cada uno. Nunca está de más establecer pago contra-reembolso, por PayPal…  sobre todo si te suelen preguntar por estos servicios.

Con las empresas de envíos y los servicios que prestan, más o menos lo mismo. Hay quienes rechazan comprar en un comercio online porque viene el envío con X compañía, esa que trató con poco tan respeto la aspiradora que compró por Amazon.

  Nº 7: Discretas pero presentes

Por último, es recomendable también contar con una página de gestión de incidencias y política de devoluciones. Que no destaquen pero siempre visibles al usuario. Lo más normal es que estas se sitúen en el footer de todas las páginas de tu web. Esto supone un símbolo tanto de transparencia como de confianza en la red que tus usuarios seguro agradecerán.

Como estamos viendo, la idea es ponérselo lo más fácil posible al comprador. Que entre a tu tienda online, elija y pague, y todo en el menor tiempo posible.

 Ideas y ejemplos de checkout espectacular


One-page checkout: el ejemplo de Lumion

Lumion es uno de los programas de software para arquitectos más usados a nivel mundial. En la web de Lumion en español, quisimos que su sistema de pago estuviera unificado en la misma página, para que el usuario no tuviera que recargar las páginas varias veces.

Para ello nos basamos en la pasarela de pago Stripe, aunque no dejó de ser un reto para el equipo de programadores de Factoryfy diseñarlo todo para que funcionara correctamente.

El checkout one page de Lumion.es

Todo en el mismo checkout, una garantía de venta más funcional y sencilla.

 

Por otra parte, el carrito se encuentra en la misma página del checkout, por lo que el usuario podrá modificar en tiempo real, y sin cambiar de ventana, la cantidad de licencias que desea.

La correcta catalogación de productos, esencial para entender el checkout

Existen tiendas online con pocas referencias, como es el caso de Lumion. Otras, en cambio, necesitan de una categorización especial.

Es el caso de Kossmetics, un e-commerce de cosmética coreana cuya web diseñamos sabiendo que deberíamos incluir decenas de productos. En tal caso, el proceso de selección del producto y el paso a pagar se vuelve mucho más complejo.

Ficha de producto de Koss, tienda de cosmética

Facilitarle la compra al usuario todo lo posible, ese es el objetivo de crear una web con diseño inteligente.

Teniendo como máxima eso de pulir la experiencia de usuario, en Factoryfy nos pusimos manos a la obra para crear un completo filtro por tipo de piel, marca, tipo de producto… Así el usuario encuentra lo que andaba buscando a dos o tres clics de distancia.

 No solo de vender productos vive el e-commerce: la integración de Room to Rent

Room to Rent es una empresa de gestión de apartamentos vacacionales. Con la creación de su página web, en Factoryfy quisimos integrar la página web informativa (qué ofrecen, su puesta en valor…) con la reserva de apartamentos.

room-to-rent-channel-manager

Con Room to Rent conseguimos unir un diseño elegante con un channel manager integrado y funcional.

Así, en la misma web, el usuario se encuentra con toda la información disponible y un apartado donde alquilar una de las viviendas de Room to Rent sin salir de ahí. Esto es posible mediante la integración con un channel manager dedicado a la reserva de estos apartamentos.

En los ejemplos que hemos visto la experiencia de usuario es uno de los pilares maestros sobre los que se sustentan las webs. En Factoryfy confiamos en la capacidad que tiene una interfaz sencilla y un diseño atractivo para convertir visitas en ventas.

factoryfy-que-es-el-rebrandingdiseño logo 20018 2019 consejos