¿Cara o cruz?

Diseño Logotipo Farmacia

Comparte:

Antes de entrar en las claves para diseñar un buen logotipo para una farmacia, es interesante poner en contexto cuál es la situación actual del sector farmacéutico.

España cuenta con casi 22000 farmacias y con unos 70000 farmacéuticos colegiados. Es un gremio con mucha tradición, que opera en un mercado regulado. Es curioso que, en la mayoría de los casos, la marca o el logotipo de la farmacia en cuestión no tiene peso en la fachada. Es decir, se renuncia a la personalidad y la diferenciación que supone tener identidad propia. De hecho, es fácil observar cómo, cuando se cogen el teléfono para atender a algún cliente, suelen decir “Farmacia, dígame” a secas, en vez de hacer alusión a la marca comercial.

En cualquier caso, poco a poco, cada vez más, las farmacias se están actualizando a nivel de diseño y marketing. Sobre todo, debido a alguno o varios de los siguientes factores.

  • El cambio generacional de padres a hijos, estando éstos últimos mucho más concienciados de la importancia de trabajar este aspecto.
  • Las presión de competidores en dermocosmética, incluidas las secciones de parafarmacia de las grandes superficies comerciales.
  • Los traspasos de farmacias, en los que los nuevos dueños cambian la imagen del establecimiento para denotar un cambio.
  • La formación empresarial para farmacéuticos, que cada vez se consideran a sí mismos como empresarios, más allá del servicio público.
  • El peso que las redes sociales y la digitalización tienen en toda la sociedad en general.

Las farmacias tienen miles de referencias ( algunas gestionan más de 10000), pudiéndose comprar en ellas muchos tipos de productos: dermocosmética, higiene, dietética, productos para bebés, herboristería, óptica, preservativos, etc., aunque la clave sigue siendo los medicamentos. Dentro de éstos, tenemos dos tipos: los de venta libre, como el Frenadol por ejemplo, y los que van con receta. Por tanto, el diseño del logo debería ir orientado a captar la atención y proyectar confianza al tipo de cliente que necesita medicamentos de forma tanto recurrente como puntual.

Las farmacias que suelen ir bien, son las que son capaces de fidelizar al cliente del barrio. Antes se decía que no había mejor noticia para una botica que le pusieran un centro de salud en frente. Ahora las farmacias prefieren que le coloquen un Mercadona en la puerta. También están las farmacias de paso que que, por su privilegiada localización, son rentables sin necesidad de fidelizar a clientes residentes en las inmediaciones de la farmacia.

Sin una buena marca, sin un buen logotipo, esta estrategia de fidelización se ve claramente limitada. Es cierto que la mejor táctica para ganarse la confianza del cliente es dar un buen servicio. Con esto nos referimos a ser profesional, resolutivo, amable, simpático y didáctico. Pero con una buena identidad corporativa nos aseguramos proyectar la mejor imagen, simplificar la comunicación de nuestra marca y propiciar que puedan entrar nuevos clientes, ya sea por la fachada o por la recomendación de uno de nuestros asiduos compradores que, de alguna forma, se podrían convertir en “embajadores de marca” de nuestra farmacia.

El nombre comercial de la Farmacia. El naming farmacéutico.

Ya sea porque hemos comprado una farmacia, porque hay un relevo generacional de padres a hijos o, simplemente, porque nos hemos dado cuenta de la necesidad de cambiar nuestra marca, la primera decisión que hay que tomar en relación a la identidad corporativa es cómo nos vamos a llamar.

Como hemos mencionado anteriormente, necesitamos escapar de la “comoditización” de la farmacia o, lo que es lo mismo, tenemos que comunicar que no somos una farmacia cualquiera, somos la mejor farmacia. Para ello es imprescindible idear un nombre comercial que sea reconocible, potente, memorable y, si puede ser, corto. Evidentemente, todo lo anterior debe convivir con la palabra farmacia, no sería inteligente renunciar a lo que mejor nos describe, teniendo en cuenta, además, que se trata de un sector regulado y por lo tanto tenemos una zona de exclusividad. Por tanto, tenemos claro que la palabra Farmacia debería ir en nuestro logotipo o marca comercial. Así pues, nos quedaría idear cuál sería la parte del nombre que nos va a hacer únicos como farmacia.

Normalmente se apuesta por el apellido del farmacéutico, debido a que es un negocio famailiar que pasa de generación en generación (Farmacia García, Farmacia Triviño, etc.) o bien por una denominación que haga referencia algún elemento de la localización de la farmacia, ya sea la calle o su proximidad con alguna construcción simbólica o emblemática (Farmacia Moliere o Farmacia de la Catetral). La tercera vía sería apostar por un nombre comercial creativo sobre el que construir una marca potente. En cualquier caso, sería necesario realizar un proceso de naming, donde se decidiera el nombre más adecuado y con más potencial. Este tipo de servicio creativo de naming faramaceutico puede contratarse en nuestro plan de logotipos más completo, la Súper Marca.

El logo de la farmacia

Una vez tenemos el nombre comercial ya podemos empezar con el diseño gráfico de nuestro futuro logotipo. Es importantísimo, en este punto, contar con profesionales de reconocido prestigio. No nos vale que el cuñado, o un amigo que maneja photoshop o, peor aún, que el propio farmacéutico (como hemos visto en muchos casos) haga el logotipo. Esto sería un disparate. Hay que tener en cuenta que el logotipo de la farmacia será la base de toda nuestra identidad corporativa y de la comunicación que proyectemos en nuestro ámbito de actuación. Siempre decimos que la inversión en el logotipo es una de las más rentable que hay, porque lo vamos a ver en todos sitios: en el rótulo de la farmacia, en las tarjetas de fidelización, en las batas de los farmacéuticos, en los vinilos, en la página web, en los pies de correos, etc. Se puede contratar el logo aquí.

Un buen logotipo en una farmacia, a fin de cuentas, no debe diferir mucho de un logotipo de otra empresa. Debe ser original, funcional, memorable, atractivo, escalable y duradero en el tiempo, si no eterno. En el sector de las farmacias la inversión en mobiliario corporativo es altísima, por lo que si cambiamos de identidad corporativa los costes pueden ser prohibitivos.

El color del logo

Otra de las preguntas clave es si el logotipo debe ser verde o no. El verde de las farmacias tiene su origen en la asociación con la pureza divina y la perfección absoluta.
Pues bien, en este punto en factoryfy no somos extremistas. Nos parece bien el verde pero también apostamos por otros colores más disruptivos dentro del sector. En los últimos tiempos han aparecido farmacias cuya identidad corporativa es naranja, fucsia, azul, etc.
De todos modos, para los farmaceúticos que no quieran romper con los códigos del sector, hay muchos tipos de verde, muchas gamas cromáticas que pueden modernizar la imagen corporativa de la farmacia. Por ejemplo, verde agua marina, verde que tira a turquesa, verde mint y un sin fin de combinaciones. Como color complementario siempre es una garantía apostar por el gris, el blanco o el negro. Cabe incidir en que una mala elección del color en un sector tradicional puede repercutir muy negativamente en el la imagen de la farmacia. La concordancia con el pantone, los problemas de los degradados y la aplicación del color a los diferentes formatos son dificultades mucho más difíciles de salvar de lo que podría parecer a priori. Sólo un estudio de diseño gráfico profesional, con experiencia en el sector, puede ofrecer la garantía de hacer una elección y gestión del color exquisita.

El concepto de la marca

Al igual que la continuidad en el aspecto cromático, muchas farmacias siguen usando la copa y la serpiente como imagotipo o imagen asociada al logotipo. Su origen está en la mitología griega, en la hija del dios de la medicina, Asclepio. La serpiente se enrosca en la copa de Higea, diosa de la salud y la limpieza. Simboliza el gran poder del veneno, que puede matar o curar, una vez convertido en medicamento en la copa. Dicho esto, usar un logo basado en copa y la serpiente no tiene por qué ser una mala idea per se pero, eso sí, sería fundamental realizar un logo limpio y original. La gran trampa de este concepto sería caer en la tentación de ilustrar muchos detalles, lo que iría en contra de conseguir una marca potente y simplificada que funcionase de una forma correcta en todas sus aplicaciones.

Si se opta por un concepto diferente, tendríamos el mismo reto que en cualquier logo realizado para cualquier tipo de empresa empresa: conseguir una marca con personalidad, creativa, funcional, legible y, sobre todo, memorable.

Descubre los diferentes tipos de logotipos.

Por último, es fundamental dejar claro que debemos hacer posible que nuestra marca conviva con la cruz verde luminosa, que es un elemento corporativo fundamental para cualquier farmacia debido a que podemos señalar, de una manera muy potente e inequívoca, la ubicación de una farmacia en una determinada zona. Como el mercado está regulado, no nos podemos permitir que pasemos desapercibido para el usuario que va buscando un famacia.

Sabemos que el choque que supone pasar de sanitarios a empresarios es muy grande, pero ya es hora de cambiar el chip y proyectar la mejor imagen posible, ya sea para una nueva farmacia, para renovar una farmacia que ya existe o aprovechando el traslado o la compra de la licencia.

no_desentones_con_el_pantoneEl nuevo logo de la Juventus es un buen ejemplo de como modernizar tu logo refresca tu imagen de marca.