Si sientes que tu empresa necesita un lavado de cara, necesitas hacer rebranding

Rebranding: qué es y cuándo utilizarlo

Comparte:

En algún momento las empresas sienten la necesidad de enfrentarse al rebranding, por lo que en este artículo te pondremos al tanto acerca de qué es, cuándo utilizarlo, los errores que se deben evitar durante su proceso y mucho más. ¡Empecemos!

Qué es el Rebranding

El rebranding significa justo lo que estás pensando -renovar tu marca-. Consiste en dar una imagen fresca a tu negocio, adaptarte a los nuevos tiempos que corren y de cambiar eso que no funciona o mejorar lo que funciona para que funcione mejor. Claro que es una decisión compleja, porque para funcionar debe hacerse bien y además, todo este proceso de rebranding no es precisamente económico. Sin embargo, en los tiempos que corren este concepto está ganando mucha popularidad, porque nos estamos enfrentando a continuos cambios y muchas empresas sienten la necesidad de sumergirse en un proceso de reinvención constante. Por esta razón, el rebranding se define como el conjunto de acciones que implican un cambio de logo, de nombre, de tipografía, de mensaje o bien, combinar las anteriores, para así cambiar lo que opinan los clientes de la marca. Es habitual que las marcas se vayan enfrentando a este tipo de ‘cambio de imagen’. Sobre todo las marcas antiguas que van pasando de generación en generación. Aunque en la actualidad ya es una necesidad para todo tipo de empresa, independientemente de su antigüedad.

Qué es el Rebranding

El rebranding significa justo lo que estás pensando -renovar tu marca-. Consiste en dar una imagen fresca a tu negocio, adaptarte a los nuevos tiempos que corren y de cambiar eso que no funciona o mejorar lo que funciona para que funcione mejor. Claro que es una decisión compleja, porque para funcionar debe hacerse bien y además, todo este proceso de rebranding no es precisamente económico. Sin embargo, en los tiempos que corren este concepto está ganando mucha popularidad, porque nos estamos enfrentando a continuos cambios y muchas empresas sienten la necesidad de sumergirse en un proceso de reinvención constante. Por esta razón, el rebranding se define como el conjunto de acciones que implican un cambio de logo, de nombre, de tipografía, de mensaje o bien, combinar las anteriores, para así cambiar lo que opinan los clientes de la marca. Es habitual que las marcas se vayan enfrentando a este tipo de ‘cambio de imagen’. Sobre todo las marcas antiguas que van pasando de generación en generación. Aunque en la actualidad ya es una necesidad para todo tipo de empresa, independientemente de su antigüedad.

¿Por qué hacer rebranding?

Es fundamental que las marcas vayan actualizando su imagen poco a poco. Algunas hacen cambios ligeros y otras más profundos, pero todas persiguen un mismo objetivo. Dicho objetivo no es otro que cambiar la imagen y sobre todo, la percepción de la marca frente al público. Porque lo que se quiere conseguir es una diferenciación frente a sus competidores. Por medio de este proceso de rebranding toda empresa podrá volverse más relevante, porque siempre hace para mejorar la situación actual.

¿Cuáles son los costes de hacer rebranding?

El problema del rebranding tiene que ver con los costes que supone a la empresa. Es más, muchas se ven obligado a atrasarlo o dejarlo para más adelante porque no se lo pueden permitir. Es cuestión de echar números y hacer cálculos a ver qué porcentaje de las ganancias se pueden destinar para esto. Esto se debe a que el rebranding supone costes elevados para la empresa. Algunos de los elementos que se cambian son los siguientes:

  • Decoración de la empresa
  • Material de trabajo
  • Página web
  • Redes sociales
  • Uniformes de los trabajadores
  • Vehículos
  • Papelería corporativa (tarjetas de visita, bolígrafos, carpetas, etc.)
  • Logotipo

Estos son algunas de las cosas que abarcan el proceso de rebranding, por lo que los costes son considerables. Incluso si tu empresa es totalmente online, porque necesitarás darle una imagen más fresca y diferente, teniendo que contratar para ello profesionales como un diseñador web o diseñador gráfico.

¿Cada cuánto es necesario hacer rebranding?

No hay una fecha determinada. Depende mucho de la situación actual de la empresa y del sector, debido a que hay sectores que están en continuo cambio y a veces no queda otra que ‘renovarse o morir’. Para ello, una opción es analizar a la competencia. Aunque en muchos casos ni siquiera hacer falta, porque es la propia empresa la que nota que algo debe cambiar, para que las cosas vayan mejor.

¿Cuándo utilizar Rebranding?

En la actualidad, en un mundo en constante cambio y dónde cada vez hay más competencia, es fundamental actualizarse, reciclarse o lo que es lo mismo, adaptar las necesidades de la empresa día tras día para no perder clientes. Por lo que por medio de esta estrategia de branding se pueden conseguir muchos beneficios para la empresa. Estas son algunas de las ventajas de hacer rebranding, por lo que en los siguientes casos deberías utilizarlo:

  • Para limpiar la mala imagen: cuando una empresa hace algo mal o comete un error importante, le queda una mala imagen que va corriendo como la espuma entre el boca a boca. Aunque parece que es un pozo sin salida, se puede llevar a cabo una estrategia empresarial para que el usuario tenga otra opinión muy distinta sobre la misma. En estos casos podría funcionar si se realiza un buen proceso de rebranding.
  • Para mantener la relevancia y no perder cuota del mercado: en el caso de que una empresa siempre haya sido líder o relevante en su sector y ve cómo poco a poco va perdiendo el posicionamiento en la red o los clientes, está claro que necesita someterse a un proceso de cambio.
  • Para diferenciarse: muchas empresas buscan la diferenciación para volverse más relevantes y vender más y llegar a más, por lo que una manera de diferenciarse no es otra que someterse a un proceso de rebranding. Para ello, se pueden añadir ciertos rasgos o aspectos que impliquen esa diferenciación.

¿Puede salir mal un rebranding?

Por supuesto. ¡Todo puede pasar! Uno de los casos más sonados fue el de Pizza Hut, que en 2009 decidió quitarse ‘pizza’ del nombre para llamarse ‘The Hut’. No le fue nada bien y terminaron por volver a su nombre original. Por lo que es importante no perder nunca la identidad. Ni tampoco deben cometer errores, porque podrían salir mal y luego cuesta mucho corregirlos. Es importante hacer rebranding cuando sea necesario y de la manera correcta, estudiando bien el mercado, la competencia  y teniendo mucho en cuenta la opinión de los usuarios / clientes, porque ya que tu objetivo es acercarte a ellos, lo normal es que los escuches.

Si sientes que tu empresa necesita un lavado de cara total, necesitas hacer rebranding

Por lo que si crees que tu empresa necesita un lavado de cara o sientes que está estancada o anticuada, necesitas darle un giro de 360º. En estos casos es completamente necesario, sobre todo si la empresa en cuestión ‘no tiene nada que hacer’ frente a la competencia o está muy por debajo, porque podrías estar dejando de ganar muchos clientes y de obtener muchos beneficios al mes por no arriesgarte a probar la estrategia de rebranding.


Para finalizar, te dejamos con algunos ejemplos de rebranding en los que hemos trabajado en el estudio.

factoryfy-todo-sobre-el-fba-amazon